jueves, 9 de abril de 2015

ALIMENTOS QUE CUIDAN LA PIEL



Alimentos que hidratan y cuidan la piel

 Cuida tu piel con minerales, puedes elegir entre un sabroso plato de carne y huevos con guarnición de verduras secas y setas; o bien, un plato de marisco o crustáceos. Ambos contienen cobre (presente en las carnes, crustáceos, verduras secas, agua y cacao) que ayuda a mantener la piel en buen estado, y selenio (presente en las carnes, huevos, marisco, setas y cereales), imprescindible por su capacidad antioxidante.

 Rojo, amarillo y… verde. Frutas y verduras amarillas o anaranjadas (zanahoria, calabaza, melocotón, cerezas, etc.) y  verduras de hoja verde. El menú perfecto sería, por ejemplo, una rica ensalada de tomate con de zanahoria rallada, queso fresco y aderezada con aceite, vinagre y ajo molido. ¿Y de postre? Un sabroso y anaranjado melocotón.

Proteínas que hidratan. Más alimentos que hidratan en profundidad. Ahora es el turno de aquellos que contienen vitamina B6, la cual está presente en muchos alimentos proteicos como el pescado azul, huevos, frutos secos, levadura de cerveza, carnes magras, plátano, pasas, alubias, cereales integrales y aguacates.

¡Que no falten los antioxidantes! ¿A qué debemos la firmeza y elasticidad de la piel? Al colágeno. La producción de esta proteína se ralentiza ante los radicales libres que aparecen por diferentes razones, entre ellas, tras una sobreexposición solar o después de una sesión de ejercicio intenso. Para estimular su producción debemos evitar la formación de radicales libres. Para ello, necesitamos antioxidantes. En otras palabras, vamos a elegir alimentos con una potente acción antioxidante, como los que contienen vitamina C, de este modo acabaremos con los causantes de la destrucción de colágeno y de las pieles tristes y apagadas. ¿Dónde encontramos vitamina C? En las frutas, como los cítricos, las fresas, las moras o los kiwis. También se encuentra en las verduras como los pimientos, la col o los tomates.
¡No pases sed! No, no hemos olvidado la fuente de hidratación por excelencia: el agua. La ingesta de agua en verano debe ser continua a lo largo del día, sin esperar a tener sed. Con ello conseguirás una piel siempre hidratada y, al mismo tiempo, eliminarás toxinas y obtendrás nutrientes como el cobre, el selenio y el sulfuro, imprescindibles para una piel saludable.

Final del formulario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada